Categories
Artículos

Cómo y cuándo poner cadenas para nieve a un auto

Si tienes pensado subir caminos de montaña o viajar por carreteras australes donde es muy probable que te encuentres con nieve, debes llevar cadenas metálicas para evitar deslizamientos.

Las cadenas metálicas son el método más seguro y duradero para evitar un deslizamiento de vehículo. Pero, ¿Cómo y cuándo poner cadenas para nieve a un auto?.

Si tienes pensado subir caminos de montaña o viajar por carreteras australes donde es muy probable que te encuentres con nieve, debes llevar cadenas metálicas para evitar deslizamientos.

Poner cadenas para nieve es bastante sencillo, pero un poco engorroso si no lo has hecho nunca y estás en una situación apremiante. A continuación revisa cómo poner cadenas para nieve.

Precauciones previas

Más allá de su uso obligatorio, controlado por Carabineros en caminos hacia la nieve, se trata de la seguridad del vehículo y sus ocupantes ante las temidas “patinadas” en caminos con hielo.

Para evitar accidentes debes andar con tus cadenas para nieve en el maletero y, por supuesto, saber ponerlas.

La primera recomendación es practicar antes sin un clima de nieve o frio extremo, ya que esto puede dificultar su colocación y no está de más tener una experiencia previa. Por lo mismo, te recomendamos contar con guantes que no quiten la movilidad de tus dedos.

Si vas viajando y notas la presencia de nieve trata de poner las cadenas antes de que los neumáticos queden cubiertos de una capa muy gruesa. Si esto ocurre tendrás que retirar esa nieve de las ruedas antes de poner las cadenas.

Cómo poner cadenas para nieve al auto

Si ves que las condiciones climáticas ameritan poner cadenas para nieve, busca un lugar para detener el vehículo y poner el freno de mano.

Para evitar riesgos, deberás alertar a los demás automovilistas con las luces intermitentes, y el uso de los triángulos y chaleco de seguridad, que son parte de lo que debe tener un kit de emergencia para autos.

Recién ahí es recomendable sacar las cadenas del maletero e ir hacia las ruedas de tracción, que según tu auto pueden ser 2 o 4. Como tendrás que arrodillarte puedes poner una de las alfombrillas del interior del auto en el suelo para evitar mojar tu ropa.

Antes de comenzar identifica las 3 partes de la cadena: el aro exterior que viene cubierto y generalmente es de color, los eslabones metálicos que cuentan con un aro interior, y el tensador.

Tras revisar que no haya nada enredado, desliza un extremo del aro exterior por detrás de la rueda. Luego “abraza la rueda” para tomar ambos extremos y engancharlos.

Posteriormente deberás ir acomodando los eslabones para envolver la rueda de atrás hacia adelante, comprobando nuevamente que no se enrede o atasque.

Una vez que la rueda está cubierta puedes enganchar el aro interior que está en las cadenas y centrarlo respecto al neumático. Por último, pasa la cadena por el tensor, tira y enganchar la cadena ya tensada que sobre.

Últimas consideraciones

Ya con la cadena puesta la recomendación es avanzar unos metros, volver a detenerse y revisar que todo se encuentre bien. Probablemente tras unos giros de rueda se pueda volver a tensar y así fijarla lo más posible al neumático.

De todas maneras mientras haya nieve se recomienda no superar los 30 km/h., y retirar las cadenas lo más pronto posible si ya no hay presencia de nieve. También es importante secarlas antes de volver a guardarlas para mantenerlas en perfecto estado.

También te compartimos estos 10 consejos para conducir automóviles cuando hay heladas o hielo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.